Conversación con el General (II). Pero ¿qué sabéis de la Segunda República?

(Imagen: captura de película de 1934)

GJS. Madre mía. ¿Pero vosotros qué sabéis de la Segunda República?

Dos. Pues… que era democrática y guay, y que llegaron los fachas y dieron un golpe de estado pero les salió mal y hubo guerra. ¿No?

GJS. Joder cuánto daño ha hecho la LOGSE. O la LOMCE. O la que sea… Hala, ponéos cómodos.

Erase una vez una dictadura suave y popular, tan popular y suave que la apoyaba el Rey y entre sus ministros estaba hasta Largo Caballero, el jefe del PSOE. Había puesto orden en un país que se desmoronaba. Y en 1930 el dictador dimitió. En 1931 se celebraron elecciones y los partidos republicanos ganaron. No habría pasado nada (no era un referéndum de cambio de régimen). Pero hubo un alzamiento.

Uno. ¿Un qué?

GJS. Un alzamiento. Era una tradición española. Tuvimos unos 200 en el Siglo XIX y otro puñado en el XX. Aquí se alzaron unos militares en Jaca, intentando dar un golpe de estado para traer la república. Fallaron y les ejecutaron, pero sus apoyos (ese PSOE y esos partidos republicanos) salieron a la calle. El Gobierno se asustó. Me preguntaron a mí, que estaba a cargo de la Guardia Civil, si podría mantener el orden. Les dije que no estaba seguro… y el Rey abdicó, y llegó la república, ¿Qué conclusión sacáis?

Dos. ¿Qué les dejó usted caer?

GJS. No. Que el origen de la república fue un levantamiento contra la legalidad vigente y democrática. Que encima falló.

Dos. Ah. ¿Pero no era monarquía? ¿Cómo va a ser democrática?

GJS. Monarquía parlamentaria. Muy parecida a la actual, el Rey ni pincha ni corta. Bueno, pues ¿sabéis lo primero que pasó cuando se proclamó la república? Antes incluso de que hubiera elecciones y las ganaran Azaña y sus socios de izquierda.

Uno. Apuesto a que nos lo vas a decir…

GJS. El gobierno provisional empezó a separar Iglesia y Estado, secularizar la enseñanza y el ejército… y a los radicales se les subió a la cabeza. Empezaron a quemar iglesias y periódicos monárquicos por media España. Ardieron en torno a cien edificios religiosos y muchos más fueron atacados. El gobierno no quiso hacer nada durante días, y lo dejaron impune. Entre lo quemado estuvo la segunda biblioteca más grande de España y cuadros de Van Dyck o del Greco. Y entre las curiosidades, profanaron cadáveres en varias ciudades. Lo de agredir a los religiosos ya se da por supuesto, y mataron a varios.

No creo que os podáis imaginar una barbaridad así hoy en día. Es el tipo de cosas que hacen los talibanes, y se hizo aquí en 1931.

Uno. ¡Joder! ¿Cien iglesias? ¿Y no hizo nada la policía?

GJS. Dicen que Azaña, ministro entonces, dijo “todos los conventos de España no valen la vida de un republicano. Si sale la Guardia Civil, yo dimito”. No “la vida de una persona” ni de “un ciudadano”, ni de “un español”. No: las únicas vidas que le parecían importantes eran las de los republicanos, los suyos, que se estaban cebando con sus rivales políticos, los católicos y los monárquicos.

El periódico El Socialista (que sigue existiendo, creo que lo lleva @martuniki) acusó a los religiosos de disparar con pistolas, armas y granadas “con muy mala puntería, puesto que ningún incendiario resultó herido”, y apoyó la quema. Pio Baroja lo describe muy bien… si es que sabéis leer.

La reacción del gobierno a la quema fue… cerrar periódicos monárquicos y encerrar a sus directores, que luego fueron absueltos, claro. Prohibir a la Iglesia disponer de sus propios bienes. Quitarles el permiso para dar clase. Acabaron expulsando del país a un cardenal que protestaba por estas cosas. Se podía atacar a los curas, pero no criticar el laicismo o el anticlericalismo.

No os podéis hacer idea de la impresión que un sectarismo como ése causó en España. Las leyes sólo protegían a los que pensaban como el gobierno (laicista, republicano). La república no protegía a todos sus ciudadanos.

Dos [con la boca abierta] … coño.

Uno. Chinchón. ¿Jugáis o charláis?

GJS. Sólo me has pillado una. Vale, pues después de eso ganaron las elecciones el tal Azaña y los socialistas. ¿Qué creéis que pasó?

Dos. ¿Más iglesias?

GJS. No. Azaña se puso a dar la vuelta al Ejército para asegurarse su lealtad. Así que unos cuantos formaron un grupo para dar un golpe y restaurar la monarquía parlamentaria y hacer como Primo de Rivera. Yo me uní al grupo. Pero a la hora de la verdad me dejaron más solo que a los de Tudela: Franco se echó atrás, los requetés decidieron no participar, en Madrid se alzaron cuatro, y del resto de las ciudades apenas hubo noticias. Al final me quedé yo sólo alzado en Sevilla, y le dieron mi nombre al golpe. Tiene narices…

Cuando vimos que no nos seguían, abandonamos. Fui juzgado y condenado a muerte.

Dos. [con cara de preocupación] ¿A muerte? ¿Te mataron? Pero entonces ¿cómo…?

GJS. Me resucitó la sacerdotisa de rojo, no te jode. No, me lo conmutaron a perpetua para evitar que pasara como con los golpistas de Jaca. Y un par de años después ganaron las elecciones los radicales (unos señores anticlericales y muy republicanos) y sus socios de la CEDA (un grupo de partidos de derechas) y me indultaron, con la prohibición de volver al ejército. Me tuve que exiliar.

Dos. Ah. Qué susto, esto empezaba a parecer “Juego de Tronos”.

GJS. Vale. Pues como decía en el 33 ganaron los radicales de Lerroux con el apoyo de la CEDA. Todo democrático y legal. ¿Qué crees que hicieron los partidos de izquierda?

Uno. ¿… mandar un telegrama de felicitación?

JGS. No. En el 33, antes siquiera de que cambiara el gobierno, los anarquistas (el “comunismo libertario”) se alzaron, con una insurrección por distintos puntos del país que el gobierno saliente de Azaña (izquierda y socialistas) reprimió a tiros. No era la primera vez, sino la tercera en dos años, que los anarquistas se alzaban en armas. Murieron 75 alzados y 14 miembros de las fuerzas del orden, civiles aparte (los alzados atacaron a la gente pudiente y a las autoridades), en siete días. No fue exactamente una protesta pacífica: descarrilamientos de trenes, sabotaje de vías, líneas telegráficas y telefónicas, voladuras de puentes, destrucción de archivos, incendio de iglesias, asaltos a comisarías, tiroteos y escaramuzas…

Dos. Joder.

JGS. Sí. Digamos que se alzaron contra el la legítima república y resultado de las urnas. Pero al fin y al cabo eran anarquistas. Estaban tan locos que casi se han extinguido. No cuentan, ¿verdad?

Dos. … esto…

JGS. Pero en el 34, los que no aceptaron el resultado democrático de las urnas fueron el PSOE y el resto de la izquierda revolucionaria. Digamos que perdieron los errejonistas, y decidieron echarse a la calle.

Uno. ¿Manifas violentas?

JGS. Un poco, sí. En Octubre de 1934 los demócratas de los socialistas abandonaron la “vía parlamentaria” y se pasaron a la “insurreccional” (es decir, se hicieron pablistas, pero a tiros). Promovieron una huelga revolucionaria para pasarse por el forro la ley del “legítimo gobierno” republicano. La Revolución de 1934, la llamaron. Lo podrían haber llamado el Alzamiento de 1934, ya que en Madrid intervinieron militares relacionados con el PSOE… pero hubo disturbios por media España. En Asturias (República Socialista Asturiana), en vez de militares usaron 30.000 mineros armados con explosivos y enmarcados en el Ejército Rojo Asturiano. Mataron a muchos antes de que se restableciera el orden, y no llegaron a Madrid porque les volaron los trenes.

En total, entre 1500 y 2000 muertos (incluyendo 320 agentes del orden y 35 sacerdotes) en 15 días. La ciudad de Oviedo quedó casi destruida, Catedral y Universidad incluídas.

Vamos, que en 1934 el PSOE y sus amigos se alzaron contra la legitimidad republicana. Porque habían perdido las elecciones. Por si no ha quedado claro.

“Con la rebelión de 1934, la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936.”

Salvador de Madariaga (embajador en México con Lerroux). España. Ensayo de historia contemporánea. Espasa-Calpe, Madrid, 1979, pág. 362

Dos. Ya, ya… que a eso de los alzamientos contra la República jugaban todos, lo pillo.

JGS. Exacto. Dame cartas. En Cataluña fueron casi igual de lejos: Companys y alguno más de ERC decidieron declararse independientes e inventarse una República Federal española a la que invitaron a unirse a los “antifascistas”. Por si no ha quedado claro, en el gobierno estaban un partido de centro y una coalición de derechas, ninguno de ellos fascista. El gobierno de la república mandó también al ejército y acabó con la fiesta, que no contaba con demasiado apoyo popular.

http://rtve.es/v/2925435

Uno. … y siete. Sales.

JGS. A partir de ese punto, todos los españoles que no eran de izquierda revolucionaria empezaron a ver al ejército, que había detenido la revolución, como fundamental para garantizar el futuro. Y algunos, como Calvo Sotelo, a pedir un nuevo dictador militar transitorio que pusiera orden. Recurrir a la fuerza para hacer la revolución fue un error del que en 1942 se arrepentía el propio Indalecio Prieto, ya desde México.

Ahí fue también donde los Carlistas perdieron la paciencia y empezaron a conspirar contra la República y a organizar a sus juventudes, los Requetés, como milicia para enfrentarse a la agitación callejera izquierdista, y a la próxima “revolución”, con las mismas armas.

Dos. Vaya. Pero entonces gobernaba la derecha, ¿no?

GJS. Gobernaban los radicales de Lerroux con la derecha. Y no eran tan sectarios como la izquierda.

Uno. … ya, eso lo dice usted. Yo lo que tengo oído es que eran tan bestias unos como otros.

GJS. Pues busca por ahí barbaridades del gobierno o las derechas entre el 34 y el 36, a ver si encuentras, so listo. Búscalas y me las cuentas.

Lo malo es que entre el 34 y el 36, los radicales se cubrieron de mierda. Ríete de la biutiful de Felipe Gonzalez o la corrupción del PP. Se pudrieron. Y toda la oposición se juntó, y se hicieron bloques. Frentismo.

Uno, ¿Frentismo?

GJS. Frentismo es como lo que tenemos en Navarra, donde se juntan churras y merinas para que no gobiernen “los otros” y se marcan líneas, donde “si no estás conmigo estás contra mí” o eres “de la casta”. Frentismo era el Frente Popular, y frentismo es el cuatripartito.

Sólo que en ese Frente Popular estaban también los mismos del alzamiento de 1934, y seguían pensando en hacer la revolución. Es decir pasarse por la piedra la legalidad y los derechos de los demás.

Dos. Bueno, pero la gente no les votaría.

GJS. En Navarra no, no ganaron un solo escaño. Pero en total, tuvieron una mayoría mínima. Como lo del cuatripartito pero aún menos. Y pasó lo que se veía venir. Imagínate que Bildu gobernara en Madrid, controlara la policía, los jueces, las cárceles, y tuviera sus propias milicias. Imagina Alsasua pero a saco, que no puedes ni manifestarte en contra sin que te disparen los Guardias de Asalto. Es que no os lo podéis ni imaginar…

Uno.[con sonrisilla de superioridad] Ya. Que se temían un aquelarre e hicieron como la izquierda, no aceptaron las elecciones y se rebelaron.

GJS. No. Todavía no. Los carlistas lo estaban preparando pero no se decidían, nosotros montamos un grupo para lo mismo, y seguro que había otros. Pero nadie quería romper la baraja, nadie quería empezar, porque estaba claro que la gente estaba muy dividida. Podía acabar en guerra civil. Y los únicos a los que no les daba miedo una guerra civil eran los carlistas. Kamikazes…

Dos. ¿Entonces?

GJS. Como la violencia quedaba impune, todos la usaban para atacar o para defenderse. Las juventudes de unos y otros, y milicias de todos los partidos, andaban abiertamente a la gresca. La violencia creció mientras las autoridades no sólo se lavaban las manos de las atrocidades sino que parecían tolerarlas abiertamente. Como las generadas por el notorio, y finalmente asesinado, teniente José del Castillo y su unidad de la Guardia de Asalto.

Uno. Pero ¿qué narices es eso de la Guardia de Asalto? ¿Una milicia comunista?

Continúa en Conversaciones con el General (III) Matar a un monárquico.

 

Apéndice

Rebelión Cantonal durante la I República (y otras revoluciones): https://es.wikipedia.org/wiki/Rebeli%C3%B3n_cantonal

Pronunciamientos variados: http://www.pronunciamientos.rizoazul.com/

Sublevación de Jaca en 1931: https://es.wikipedia.org/wiki/Sublevaci%C3%B3n_de_Jaca

Disturbios y quema de conventos en 1931: https://es.wikipedia.org/wiki/Quema_de_conventos_de_1931_en_Espa%C3%B1a

Sanjurjada en 1932: https://es.wikipedia.org/wiki/La_Sanjurjada

Rebelión anarquista 1933: https://es.wikipedia.org/wiki/Sucesos_de_Casas_Viejas

La Revolución de Octubre de 1934: https://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_de_1934

La rebelión en Asturias (rev de 1934) https://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_de_Asturias_de_1934

José del Castillo: https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_del_Castillo_S%C3%A1enz_de_Tejada

Calvo Sotelo: https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Calvo_Sotelo

Repaso del Carlismo: https://es.wikipedia.org/wiki/Carlismo

Javier de Borbón Parma: https://es.wikipedia.org/wiki/Javier_de_Borb%C3%B3n-Parma

Partido Republicano Radical (Lerroux): https://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Republicano_Radical

José Sanjurjo: https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Sanjurjo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s