Aunque Carmona se vista de seda

La diferencia entre participación y payasada, y entre payasada y ataque a la democracia, es pequeña pero importante. Veámoslo con un ejemplo:

  • La alcaldesa de Madrid y su equipo están en las noticias esta semana por haber seguido el dictado popular y cambiado el nombre de un parque dedicado al Rey de España.
  • O bien, la alcaldesa y su equipo han usado un mecanismo de participación ciudadana de modo sectario para insultar al Rey e imponer un cambio en la geografía ciudadana, basándose en menos del 2% de los afectados.

Elija su propia noticia.

En la práctica, lo que está pasando es que algunos próceres “alternativos” están usando herramientas de participación ciudadana para legitimar decisiones que saben que no cuentan con el apoyo de la ciudadanía en general. Son decisiones que Carmena y sus emuladores tienen derecho legal a tomar: el recurso a la “consulta” sólo sirve para declarar que la toman por mandato popular.

Los problemas son varios:

El precedente. La democracia “directa” y la consulta contínua no son parte de nuestro ordenamiento legal por buenas razones, pero si las autoridades actúan como si lo fueran (y como si la “participación ciudadana” fuera un buen canal para ello), se genera una legitimación del mecanismo por la vía de los hechos. Una obligación moral de las autoridades a someterse a ellos para no parecer menos democráticos que los radicales. Y así, acaba uno como los tories: comprometiéndose a aceptar como vinculante un referéndum diseñado (y votado) como simplemente consultivo, y arrastrando al país a sus consecuencias.

El mecanismo. La participación ciudadana (sea web o asamblearia) no está pensada para sustituir a una votación general, ni siquiera cuando permite votar. No cuenta con medios para asegurar que la convocatoria y la materia son conocidas por todos los afectados. No cuenta con medios para certificar los votos emitidos y la legitimidad del que vota. No cuenta con medios para impugnar la consulta. No son elecciones legítimas. Cualquiera que haya experimentado con votaciones en web o redes sociales lo sabe.

La instrumentación. Cuando se crean estos mecanismos, hay que tener mucho cuidado para asegurar que no se convierten en cauces para amplificar la opinión de unos pocos, especialmente grupos de presión. Cuando las “asambleas de barrio” de Pamplona se componen solamente de los kolectivos de siempre (una parte muy minoritaria de la población), no es de recibo dar a esas asambleas funciones decisorias sobre el barrio, porque se está poniendo el entorno de todos en manos de cuatro borrokas. Pero aún menos de recibo es hacerlo adrede, buscando darles ese poder para tomar decisiones que no ha respaldado la población, y que no respaldaría en votación abierta y legítima.

Esto es lo que hace el Ayuntamiento de Pamplona, esto es lo que ha hecho Carmena, y esto es lo que no se debe permitir: que bajo la bandera de la “participación” o la “soberanía popular” o la “democracia” se ponga en manos de colectivos muy concretos la toma de decisiones sobre el interés general, y se nos haga creer que esas decisiones representan a alguien más que esos cuatro exaltados.

Cuando la población se entera de estas maniobras y tiene ocasión de participar, el resultado puede ser interesante, como cuando el ayuntamiento de Noáin quiso conseguir un refrendo popular para acabar con los toros en sus fiestas. Más del 70% de los ciudadanos que participaron votaron a favor de conservarlos.

Pero esto no cambia la mayor: esas consultas no deben nunca ser más que consultivas, porque por su naturaleza son contrarias a la democracia representativa y tremendamente fáciles de manipular. No deben servir para vestir de legitimidad decisiones arbitrarias, pero sobre todo no deben servir para que nos priven de la soberanía de todos sobre lo que nos afecta a todos.

Por todo eso, además de reírnos y desvestir a la mona (con perdón), y dejar a Carmena y a Bildu al descubierto, es importante plantear que estas consultas y su uso deberían regularse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s