Santa Uxue y la multiplicación de las dietas

Hay en Navarra un periódico digital con afición a sacar los colores a la señora Barkos, presidenta de Navarra por obra y gracia de Podemos, Bildu, e Izquierda Ezquerra. A ella le divierte poco, pero hasta la fecha no ha podido hacerles callar ni con amenazas ni con querellas. Porque está el pequeño detalle de que dicen la verdad.

En concreto, dicen la verdad cuando afirman que la señora Barkos está siendo investigada por el Tribunal de Cuentas porque no parece posible que dijera la verdad sobre las reuniones a las que afirmó haber asistido como concejal en Pamplona durante los años en que fue diputada en Madrid. No hay fechas suficientes. No cuadran los calendarios. Tiene toda la pinta de que la actual presidenta de todos los navarros cobró hasta 200.000 euros de los pamploneses por la patilla.

En aquellos tiempos, los concejales de Pamplona tenían un modo muy curioso de subirse el sueldo sin decidirlo en público en el Pleno: se pagaban unas dietas por reuniones de grupo, sin tener que justificar la mayoría de ellas… y sin mantener registro de las que realmente se celebraban. Algo que evidentemente fomentaba el abuso, y que abandonaron en 2013. Entre esos abusos hay dos que cantan: la concejala de I-E que cobraba por reunirse consigo misma (era la única de su grupo) y la concejala de Geroa que cobraba por asistir a ciento y pico reuniones al año, estuviera en Madrid o en el hospital.

La otra santa conocida por estar en varios sitios a la vez, Sor María de Ágreda, no sólo no cobraba dietas. Tampoco tenía competencia.

Es llamativo el intento de repartir culpas y ensuciar el aire que estamos viviendo en Navarra estas últimas semanas. Geroa y Bildu ya intentaron diluir el papel de la lideresa entre el de todos los concejales (que no viajaban). Ahora, justo cuando se aproxima el dictamen del Tribunal de Cuentas, sorprendentemente empiezan a salir de los cajones del periodismo nacionalista acusaciones y evidencias de irregularidades de hace años, cometidas por personas más o menos relevantes de UPN.

Como con Cifuentes denunciando a González en Madrid, parece que estén usando la corrupción para buscar ventaja política en lugar de atajarla. En concreto, para tapar la boca a los partidos tradicionales de la Comunidad Foral y diluir el escándalo. Si todos los políticos tienen sus pecadillos, y todos cobraron del municipio, ¿qué es un pequeño milagro de multiplicación de las dietas?

Queda ver si el Tribunal entiende que hay evidencia de cobro indebido, y (si la encuentra) queda ver a qué condena a la vicelehendakari milagrosa. Devolver las dietas parece un comienzo, pero no lo suficiente, si se confirma que mintió en los documentos del ayuntamiento para estafar dinero de los pamploneses. Lo que ya ha quedado claro gracias a Navarra.com es que Uxue Barkos ha cobrado por reuniones que no ha podido tener, que no se le cae la cara de vergüenza cuando se lo dicen, y que a los partidos que apoyan su gobierno tampoco.

En el caso hipotético de que Uxue Barkos sea acusada de falsa ubicuidad, debería dimitir por corrupción política: usar un cargo público para, mediante falsedad documental, enriquecerse indebidamente. Si no dimite, debería ser sacada de su asiento por los grupos que le apoyan, y muy en concreto por Podemos, cuya credibilidad en la lucha contra la corrupción ya está bastante en entredicho por esquivar acusaciones a sus socios políticos. Si dejar gobernar a un tolerante de corruptos como Rajoy es infumable, dejar que la vicelehendakari milagrosa siga como si nada es, en mi opinión, aún peor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s